jueves, agosto 10

Transición de 11 Lunas.

Heme aquí, intentando transmitir nuevamente lo que ocurre en mi alma, por darle un sentido al cúmulo de pensamientos y emociones que fluyen en mi estado consciente.

A veces cuento las lunas como el paso de un día, los años de a tres como un ciclo y la vida como la consecuencia inevitable de llegar a ser quien siempre he tenido que ser o quien ya he sido desde el principio, hay bastante admiración personal de por medio a los ojos de quien contempla su propio caminar, con esto no pretendo sumar admiración, solo soy un ser humano haciendo frente a sus decisiones, alguien que yace en las incertidumbres, las encrucijadas del camino, tratando de buscar una razón posible a los deseos que me atormentan, la vulneración del ser propio por el beneficio de quienes ni siquiera esperan por mis acciones. Será que ya es tiempo de resolver lo propio o es el momento preciso para actuar consecuente a lo que inicie ciclos atrás...

Antes hablé del acto, de la marca profunda del lenguaje que produce un simple acto, estoy en esa ruta, tomando acciones, tratando de visualizar donde termina este ciclo y comienza el siguiente, palpando si es en el Onceavo ciclo Actual que debo tomar la acción descomunante de seguir postergando mis necesidades por el fin benéfico de la población sin rostro, solo por hacer el bien, por amar almas.

Aprendí bastante al término del ciclo anterior, y tengo la necesidad de probar las nuevas herramientas que adquirí de mis recientes viajes, mas no sé si estas son aplicables en todo contexto, decidí cambiar, decidí alejarme una vez más de todo y de todos, subir a la montaña y mirar de lejos ese cúmulo de almas por las que un día trabajo y otras me lamento, una de ellas la que no puedo mirar desde la cima es la mía.

Este viaje es por mi hogar.

jueves, agosto 11

Pensamiento Corto Real

Hay que estar en un estado de trance para sumergirse en la mente de los demás,
no diré nada obvio.
Todas las frases están incompletas, declaro que automáticamente me limito,
Te Amo lo desconozco, no quiero hablar de Amor, porque no lo entiendo.
Iba a decir algo más, seguro es trivial, las palabras se las lleva el viento.
El acto es el lenguaje más profundo de cada ser, no lo veré yo ni tú, pero esta escrito en el acto.

viernes, julio 29

Hablemos de vejez!

Recientemente en Chile se habla de las jubilaciones, un tema que nos importa a todos, y lamentablemente el sistema de AFP's no ha sido el más justo con quienes trabajamos, pero quiero saltarme este tema y hablar de la Vejez.

Una periodista dijo equívocamente que deberíamos dar empleo nuevamente a los jubilados y esto fue un escándalo, hoy reflexionando, miro la vejez desde el punto de vista de los ancianos que después de jubilarse son excluidos del sistema económico y pasan a ser una carga, es la consecuencia de una sociedad que solo mide capacidades económicas, antiguamente grandes personas encontraron su iluminación a avanzada edad, aquellos que no se dejaron corromper simplemente por los años.

Llevo 18 años trabajando con niños y en mis últimos años he visto la desigualdad de muchos y a medida que uno pone esperanzas en los niños, el recurso humano escasea, y es ahí donde trabajar con personas mayores ha sido una luz en la oscuridad, traspasar toda la experiencia de la vejez a un puñado de niños y jóvenes que volverán a cometer todas las torpezas que muchos ya cometieron, como en la cultura familiar antigua donde los abuelos ayudaban en la crianza de los niños.

La edad no puede ser una barrera y es una que nosotros pusimos en frente y nosotros podemos quitar, dar libertad al hombre independiente de sus años, dará vida a los ancianos, la utilidad y el lugar que merecen en nuestra sociedad, no solo traspasando sus conocimientos, dándoles un espacio para ser quienes siempre quisieron ser, para aquellos que se postergaron por quienes ahora injustamente los marginan por su edad.

Debemos reintegrar a los mayores a nuestras costumbres, dejar de medir con la vara de la capacidad económica, la vida no se traduce solo a eso, son los patriarcas de nuestra sociedad y les debemos lo bueno y lo malo de nuestra realidad, aprendamos de ellos y con ellos.

miércoles, julio 13

Estado Susceptible.

Al cabo de años de experiencias, he aprendido en cada viaje al exterior y al interior del ser, que no fue necesario llegar muy lejos para que muchas de las piezas se alinearan, aunque confío que fue el tiempo adecuado para que todo cuajara, cuando por fin lo entendí, fue difícil la tarea de interpretar todo el rompecabezas de eventos, momentos, sensaciones, pensamientos y emociones personales. Todo para poder entender cuales son  mis dones, cuál es el regalo en mi vida, cual es mi ciclo de vida. Aunque en el fondo siempre lo supe, no lo había interpretado antes, tampoco fue mérito de una sola persona, sino asesorado y complementado por la visión de un viajero en la senda, ¿Qué fue lo que entendí? Algo que hoy puedo ver de manera simple. Cumplo un nuevo ciclo de vida, y no significa que esté de cumpleaños, significa que renazco en mis ideales, convicciones, emociones, es un ciclo que muere para dar vida a otro, una etapa terminada, sé que lo mejor está por venir otra vez, sin desmerecer lo construido, cada paso me lleva a ese lugar, ese que mi alma anhela, ese de descanso, de compañía, hoy más que antes lo entiendo y aunque aún no es tarde, sé que hubo mejores oportunidades ciclos atrás, pero sirvieron para darme una mirada sencilla de lo que hoy yace a mis pies...El camino.

Y ese camino que hoy yace a mis pies me atemoriza, pero me atrae, es como volar para alguien que nació sin alas, es posible y hay que trabajar duro en ello, creo que viene lo que anhelo, quiero que sea así, lo ansío, y busco la paz en la espera, la cual no debe entumecer mis pies, pues debo caminar, un paso a la vez, hasta ver el fruto de lo esperado. De verdad lo he intentado con todo mi corazón, y aún así, nunca estuve exento de tribulaciones, traté de aferrarme a los actos y solo conseguí, ser una marioneta de las ganas, trate de pensar en ello y solo supe decir palabras vacías, hasta que entendí el regalo y por fin pude descansar...

Caminaré confiado, frente a sombras y luz, porque no viajo solo.

miércoles, noviembre 4

El Ascenso...

Hubo un tiempo en que soñé subir, caminar hasta lo alto y poder contemplar lo bello del paisaje, una vez que estuve en lo alto me di cuenta lo bello que es estar ahí abajo y que absurdo subir para contemplar todo lo que estaba a mi lado cuando aún no subia, que estar allá arriba no tiene sentido si las personas con las que quiero compartir mis pasos están allá abajo...

Un día me propuse disfrutar mi entorno, contemplar la proximidad, lo real, lo que me rodea, la gente sus costumbres, hábitos, palabras fuertes o suaves, todo sin importar mi piel, lo que llegara a mi sería un regalo, me prometí que aprendería a contemplar desde mi altura interior todo lo que está a nuestro alcance...

Me prometí, que viviría en paz y armonía con mi entorno, con todos...

Hoy me detengo a observar desde la planicie por la que camino actualmente, donde puedo ver solo algunas cabezas a mi alrededor, creo que es tiempo de volver a caminar a lo alto, ascender y encontrar ese paisaje que se aleja de la realidad, quizá para volver a ver lo que siempre ha estado a mi lado...y no puedo divisar.

martes, octubre 13

Lo que de mi dependa.

Voy a tratar de explicar que significa esto para mi.

Me he encontrado en varias oportunidades con la necesidad de resolver asuntos en los que me involucro ya sea por inspiración, atracción, pasión, interés o naturaleza, o simplemente del hábito de conocer personas, si bien es por que llama mi atención, es también, siempre por una buena causa, algo que favorece a los involucrados o a todos, siempre ha sido conocer el problema, analizar y saber cual es la solución, es como buscar intencionadamente la resolución positiva a un conflicto.

Ahora volviendo a lo que de mi depende, es como una elección que me relaciona a la necesidad personal de involucrarme en este proceso de resolución, asumiendo mi responsabilidad, por que no todo depende de mi eso lo sé, pero si soy capaz de entender y visualizar una solución efectiva, por qué no habría de decirla, si está dentro de mis posibilidades, eso si depende de mi. Luego de eso participar en esto también es algo que puedo hacer en varios casos por que ya me involucré, dentro de mis medios y finalmente encargarme del problema también es una opción, no voy a andar por ahí botando ideas sin terminar para que alguien las tome, si ni yo fui capaz de creerlas, es como un simple consejo, independiente del número de personas que estemos involucrados no veo la salida al conflicto sin ser parte del proceso de resolución...parece que eso me cuesta.

Entonces soy responsable de todo lo que soy, lo que pienso, digo y hago, por lo menos esa idea me gusta, básicamente nuestro camino está ligado a lo que creemos, y elegir lo contrario iría en contra de nuestras posibilidades, sería negarnos a nosotros mismos, a nuestra esencia. Me pregunto si todo esto es una elección para mi, para cada uno de nosotros, o definitivamente pertenecemos a un plan mayor. Si ese es el caso descanso confiado en Dios que estaré dentro de mi fe haciendo su voluntad, que para todo lo que soy útil tendrá éxito, por que para eso estamos para llevar a cabo un plan mayor.

Veo las comunidades crecer, vivir y desplazarse y veo todo lo que en ella puede ser admirado, y encuentro la presencia infinita de la creación en cada cosa, no puedo negarla, me dejo fluir conscientemente en este mar de acciones que nos llevan por el camino de las posibilidades, del plan mayor, de lo que depende de nosotros....Confiar.

Al final no dependía de mi...creo.

lunes, septiembre 7

La Rotonda.

Siempre uso analogías como esta para poder describir en las circunstancias de la vida en las que me encuentro.

En algún punto de la vía me encontré doblando hacia la rotonda, yo creí que luego de girar y leer cada cartel sabría por cual salida llegaría a mi destino, o tan solo seguiría mi viaje.

Y salí un par de veces y regresé a la rotonda, volví a leer cada letrero para cerciorarme que había elegido conforme a lo que buscaba, y elegí lo correcto, lo que quería.

Pero volví a la rotonda y no en vano, quizá fue necesario recorrer cada camino ida y vuelta...

...quizá fue necesario.

Ahora me encuentro ingrávido en el tiempo, como si la vida se detuviera para mi, puedo caminar entre todo y ver las circunstancias, mirando más allá de lo evidente, tratando de establecer una conexión  con las imágenes de aquellas personas, de aquel paisaje en el horizonte, tratando de sentir sus sentimientos, de unirme a ellos, de pensar que en sus rumbos está el mío o si el de ellos va conmigo, no lo sé...

Me cuesta siquiera pensar alejarme de mis creencias, entiendo que la certeza es insostenible en la razón, ciertamente vivir con el corazón pesa, soñar con el futuro no asegura un tránsito placentero, debo tomar esta ingravidez como la certeza presente, como la vida, como parte del camino.

Hacia mi rumbo y abandonar la rotonda, quizá solo una vez más o quizá y por fin para seguir adelante...